Recientemente ha sido dictada una nueva Resolución judicial, en virtud de la cual se estimaba la petición de los recurrentes en el sentido de que sea reconocido su derecho a la prestación por maternidad en casos de gestación subrogada. Se trata de una Resolución, entre las muchas que han reconocido dicho derecho, siendo ello, además, Doctrina pacífica por parte del Tribunal Supremo.

Como es sabido, la gestación subrogada en España se trata de un contrato nulo de pleno derecho, pero ello no es óbice para que aquellos padres intencionales que hayan recurrido al proceso fuera de nuestras fronteras, puedan percibir la prestación por maternidad del Instituto Nacional de la Seguridad Social.

La Sala del Tribunal Supremo considera que, sin lugar a dudas, existe el derecho a percibir esa prestación en casos de nacidos por gestación subrogada, aunque dicha técnica de reproducción sea nula en España.

Los casos que fueron analizados por el Tribunal Supremo fueron el de una pareja que tuvo su hijo en EEUU por gestación subrogada, constando ambos padres intencionales como padres en el registro del menor, y el caso de un padre monoparental que tuvo a sus mellizos en India y que fueron registrados a favor del padre intencional y de la gestante. En ambos supuestos, el INSS denegó la prestación por el hecho de que la gestación subrogada es ilegal en España; pero, el INSS al sólo ceñirse a ese planteamiento jurídico, obvia los derechos de los menores, ya que la prestación por maternidad no se contempla como un derecho de los padres, sino como un derechos de los menores.

Ambas parejas se alzaron contra las resoluciones denegatorias de la prestación ante el Tribunal Supremo, y éste estimó sus pretensiones, llevando a cabo una interpretación integradora de las Normas, y teniendo en cuenta las Resoluciones dictadas en este sentido por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, además de la Constitución Española y otras normas aplicables al caso.

Resulta muy importante el planteamiento del Supremo al indicar que “no se puede hablar de ningún fraude y que la atención a los menores debe  siempre prevalecer cuando se trata de prestaciones del INSS”. El Supremo, igualmente, añade que “ no se está creando una nueva prestación de la Seguridad Social, sino interpretando el que ya existe de acuerdo con el ordenamiento jurídico vigente”.