Al hablar de gestación subrogada, son dos los principales modelos que nos encontramos, como son la tradicional y  la gestacional. Veamos las diferencias entre ambos modelos:

Gestación Subrogada Tradicional

Se trata del modelo más antiguo de gestación subrogada, y consiste en un tratamiento de fertilidad en el cual se lleva a cabo una inseminación artificial a la gestante subrogada. En este caso, ésta además de aportar su útero, aporta también su propio óvulo. Es decir, existe una vinculación genética entre la gestante subrogada y el futuro nacido.

En este tratamiento de fertilidad resulta muy liviano, ya que se prepara tan sólo a la gestante subrogada para mejorar el endometrio, y se le realiza la transferencia del esperma del padre intencional.

En todos aquellos países donde Global Life Law presta servicios de gestación subrogada, dicha técnica no se lleva a cabo, ya que consideramos que la gestante subrogada no ha de guardar vínculo genético con el futuro nacido, y se recurre siempre a ovodonación o bien a óvulos propios de la madre intencional.

Gestación Subrogada Gestacional

Es el único modelo de gestación subrogada con el cual trabajamos desde Global Life Law.

La gestante subrogada no tiene ningún vínculo genético con el futuro nacido, y tan sólo aporta su útero para gestar al hijo de los padres intencionales.

El proceso médico al que se recurre es una FIV, ya sea con donación de óvulos o con óvulos de la madre intencional, y con el esperma del padre.  Recordemos en este sentido que el padre intencional debe aportar su porpio esperma en aras a poder lograr el acceso al Registro del futuro nacido.

Tras ser fecundados en laboratorio esos óvulos y obtenerse los embriones, son transferidos al útero de la gestante subrogada.