Como siempre defendemos desde Global Life law, la gestación subrogada no es más que un procedimiento de reproducción humana asistida, y podemos encontrarnos exactamente con las mismas patologías médicas que pueden producirse en cualquier otro proceso.

La teratozoospermia o teratospermia es una alteración del esperma masculino que provoca que más del 85% de los espermatozoides tengan una morfología anómala.

La teratozoospermia se diagnostica mediante un seminograma, o estudio completo del esperma, una prueba que tiene como objetivo medir la forma y la capacidad de los espermatozoides.

Si en el eyaculado más del 15% de los espermatozoides tienen una morfología normal o casi normal se considera que el varón es fértil. Si la morfología sólo fuese normal entre el 4% y el 15% de los espermatozoides se considera que el varón tiene un buen pronóstico ya que, pese a tener un bajo índice de espermatozoides capaces, es posible lograr un embarazo mediante inseminación artificial.

Si hay menos de un 4% de espermatozoides con una morfología adecuada se considera que el varón  tiene un mal pronóstico y, en este caso, se recomienda recurrir a la Fecundación in Vitro, normalmente a través de proceso ISCI, para lograr un embarazo.