Nuestro primer contacto con la Gestación Subrogada y con Global Life Law comenzó en octubre de 2015…, esa tarde en el despacho de Joan Ortiz todo eran dudas y temores.

A finales de mayo de 2017 nacieron nuestras mellizas, el mayor y más preciado regalo que hemos recibido de la vida.

Uno de nuestros primeros pasos, y el más difícil, fue la elección de la agencia/intermediario. Se trata de un acompañamiento duradero, en el que no pueden existir dudas en ningún aspecto, la distancia y el proceso en sí, causan muchas inseguridades a los padres de intención que no siempre somos capaces de pensar con claridad y tomar las decisiones correctas. 

Para nosotros, había 3 conceptos básicos que se debían cumplir:
– Transparencia:

En los pagos: Qué, Cómo, Cuánto, y a Quién?
Claridad en las diferentes fases del proceso y ante posibles imprevistos.

– Profesionalidad:

Conocimiento de los aspectos legales necesarios para garantizar el proceso.
Elección correcta de la gestante y facilitar la comunicación y el entendimiento entre ambos.
Gestionar las visitas y resultados clínicos y transmitir esa información de forma rápida y eficaz a los futuros padres.

– Confianza: Saber que están haciendo lo mejor para ti. Por desgracia, no siempre hay un resultado positivo en el primer intento, y los consejos, bajo su experiencia, sólo pretenden ayudar.

Nuestra experiencia tanto con Global Life Law como con Successful Parents ha sido muy buena. Nunca ha habido una duda o una consulta sin resolver, y por supuesto, nuestra gestante, la mejor del mundo.

Aprovechamos para enviar un mensaje de ánimo a todas las parejas que quieran iniciar un proceso de gestación subrogada. Al final, aunque al principio parezca un imposible, se consigue.

Albert i Maite