Cuando hablamos de gestación subrogada, el método de reproducción que habitualmente más se lleva a cabo es el de la Fecundación in Vitro (FIV).

Y cuando hablamos de FIV es cotidiano encontrarnos con la técnica de la Inyección Intracitoplasmática (ICSI), la cual es una técnica de reproducción asistida incluida. Dicha técnica no sólo se lleva a cabo en pacientes de un factor masculino severo, sino en cualquier tratamiento FIV.

El varón deberá proporcionar una muestra de semen para seleccionar los mejores espermatozoides que serán utilizados para la fecundación de los ovocitos de la mujer.

La ICSI permite la unión directa del óvulo y del espermatozoide facilitando la fecundación. Un espermatozoide con baja movilidad o mala morfología tendría mayor dificultad para conseguirlo de forma natural o mediante la técnica de FIV clásica.

ICSI

El proceso que se lleva a cabo es el siguiente:

  1. Estimulación ovárica. Con la estimulación ovárica en la FIV se conseguirá que los ovarios, en lugar de producir un único óvulo (lo habitual en cada ciclo femenino), produzcan más ovocitos para poder llegar a obtener un mayor número de embriones. La duración de la estimulación depende de muchos factores, entre ellos la respuesta a la estimulación por parte de la mujer, y normalmente tiene una duración de entre diez y veinte días, en función del protocolo médico que se utilice y la de respuesta de cada paciente. Durante el mismo se van realizando ecografías de seguimiento para observar como la paciente va respondiendo a la estimulación, y se determina el estradiol en sangre para comprobar que el crecimiento y la evolución de los folículos es el adecuado.
  1. Punción y laboratorio. Llegado el momento en que los folículos han alcanzado el tamaño adecuado y se considera que ya hay disponibles un número adecuado de óvulos, se programa la punción folicular alrededor de 36 horas después de la administración de una inyección de hormona hCG que induce la maduración ovocitaria de forma similar a como tiene lugar en el ciclo natural. La punción se realiza en quirófano y bajo sedación, cuya duración es de 15 minutos aproximadamente.
  1. ICSI. Una vez se disponen de los óvulos tras la de la punción folicular y se han seleccionado los espermatozoides de mejor movilidad y morfología, se procederá a la microinyección de los óvulos. Durante el proceso en el que se realizará la ICSI, se coloca el espermatozoide seleccionado dentro de una minúscula pipeta y es inyectado directamente dentro del óvulo. De esta manera, se facilita al máximo la fecundación y los embriones obtenidos se desarrollarán durante 3 a 5 días en el Laboratorio, antes de ser transferido nuevamente al útero.
  1. Cultivo embrionario en el laboratorio. Los embriones resultantes tras la fecundación de los óvulos, son clasificados según su morfología y capacidad de división. Algunos embriones pueden llegar a no seguir evolucionando, y serán descartados al ser considerados como no viables.
  1. Transferencia embrionaria (ET). La ET consiste en la introducción de los mejores embriones dentro del útero con la ayuda de una cánula especialmente diseñada para ello. El procedimiento se lleva a cabo en el quirófano.
  1. Vitrificación de embriones restantes. Una vez realizada la transferencia embrionaria, se lleva a cabo la vitrificación de los embriones de buena calidad que no sean transferidos, con el fin de poder ser utilizados en un ciclo posterior sin necesidad de estimulación ovárica.