India fue durante casi una década el país donde más procesos de gestación subrogada se llevaron a cabo, tanto por ciudadanos españoles como de otras nacionalidades.

Las primeras directrices del ICMR (Indian Council of Medical Research) relativas a la gestación subrogada tuvieron su origen en el año 2002, y en octubre de 2008 la Corte Suprema de dicho país, dictaminó que “la subrogación comercial era legal en India”, por lo que era una opción jurídicamente protegida y viable para las parejas internacionales.

gestacion subrogada

Desde Global Law Spain estuvimos prestando servicios de gestación subrogada en ese país desde el año 2007 hasta finales de 2013, con un número de bebés nacidos cercano a los 70.

Las principales ventajas de llevar a cabo el proceso en aquel país eran los bajos costes, la calidad de los servicios médicos, la calidad científica, y el elevado número de gestantes subrogadas.

Si bien como decimos, India se convirtió durante muchos años en la meca de la gestación subrogada para pacientes internacionales, el propio ICMR decretó el “cierre” para todos aquellos ciudadanos en cuyos países la gestación subrogada no fuera legal. La inmensa mayoría de las Clínicas de fertilidad de aquel país firmaron cartas solicitando al ICMR y a su Gobierno, la revocación de esa orden, pero sin éxito.

gestacion subrogada india

Así desde finales de 2013, todas aquellas personas que desearan llevar a cabo un proceso de gestación subrogada en India, debían acudir provistos de un visado médico específico de subrogación, para cuya obtención era y es imprescindible el disponer de una carta emitida por el Consulado o Embajada del país de origen, indicando que la subrogación era legal en ese país y que los futuros nacidos serían registrados como hijos de los padres intencionales, sin que la gestante subrogada apareciera como madre en ningún documento.

Además, la gestación subrogada quedó vetada desde entonces para todas aquellas personas que no fueran pareja heterosexual, casados como mínimo desde hacía dos años, y con problemas de fertilidad certificados médicamente.

Por dichos motivos, India quedó vetada para los ciudadanos españoles, y de muchos otros países, para llevar a cabo un proceso de gestación subrogada.

Nuestras Autoridades, durante el período en que españoles fueron padres en India por subrogación, siempre registraron aplicando el principio de que la filiación materna viene determinada por el parto y, por ende, registrando a favor del padre español y de la gestante subrogada.