Muchas de las parejas que acuden a nosotros para asesorarse sobre la gestación subrogada nos cuentan que se han estado informando acerca de la adopción, como recurso para ser padres. Desde aquí, alabamos y admiramos a todas aquellas personas que realizan un proceso de adopción, por el gesto de humanidad que ello representa, y por todas las dificultades y vicisitudes que ello supone.

La adopción puede ser nacional o internacional. En la primera de ellas la competencia corresponde a cada Comunidad Autónoma, y se podrá adoptar a menores que estén en la Comunidad que los propios adoptantes residan. En cambio, en la internacional, deberá elegirse cual es el país al que se acudirá, y cuales son los requisitos ya que en cada uno de ellos pueden variar.

En la adopción internacional deberá recurrirse a una ECAI (Entidad Colaboradora de Adopción Internacional), que es una organización acreditada tanto por las Comunidades Autónomas como por el país de origen para tramitar adopciones.

Algunas ECAIS están autorizadas para gestionar las adopciones en un solo país y otras en varios. No es imprescindible el acudir a una ECAI para llevar a cabo un procedimiento de adopción internacional, ya que los propios adoptantes pueden hacer ellos mismos los trámites, por el determinado protocolo público, pero hay que tener presente que algunos países solo admiten solicitudes que provengan de ECAI, otros prohíben su intervención y en otros se puede elegir entre ambas.

Uno de los requisitos para poder llevar a cabo una adopción es el denominado certificado de idoneidad, el cual se requiere sea cual se el tipo de adopción que llevaremos a cabo, y por medio del cual la Autoridad competente en la materia informará de si el futuro/s adoptante es apto o no. Dependiendo de cada Comunidad, el plazo para su obtención ronda los dos años.

Uno de los principales hándicaps de la adopción es el plazo de espera para finalmente poder ser padres. Así, en el año 2012, dicho plazo se estimaba alrededor de los siete años de espera.

Son muchas, y evidentes, las diferencias entre la adopción y la gestación subrogada, siendo algunas de ellas:

_ En un proceso de gestación subrogada el futuro nacido puede guardar vínculo genético con los padres intencionales.

_ En gestación subrogada no es precisa la intervención de ninguna Autoridad que otorgue el “placet” inicial para su inicio.

_ En gestación subrogada no hay plazos de espera, pudiendo iniciarse los trámites de inmediato.

_ En gestación subrogada la edad de los padres intencionales no influye.

_ En gestación subrogada no es preciso de un certificado de idoneidad.

Con todo lo citado anteriormente no es nuestra intención trasladar nuestra opinión acerca de si la gestación subrogada es mejor o no que la adopción, sino trasladar algunas diferencias entre ambas.