En relación al reportaje emitido el día 17 de enero de 2017, en la cadena Cuatro TV, “en el punto de mira”, consideramos necesario realizar las siguientes manifestaciones a los efectos oportunos.

A inicios del mes de octubre de 2016, se puso en contacto con nuestro despacho una señora de la productora Cuarzo TV, la cual produce el citado programa para la citada cadena. Querían saber si podían contar con una entrevista conmigo para hablar sobre la gestación subrogada. Lo primero y único que les pregunté fue si se iba a tratar de un reportaje serio y tratando la gestación subrogada con seriedad y con respeto, evitando sensacionalismos y periodismo en el que sólo contara el escándalo y las audiencias. Se me informó que así sería, que la gestación subrogada se trataba de una práctica cada vez más común, a la que muchos españoles estaban recurriendo cada año para ser padres, y que querían, en este caso, tratar la gestación subrogada en Ucrania. Les trasladé mi conformidad a la entrevista solicitada, y no pusimos ni un solo condicionante para que se llevara a cabo la grabación, ninguno, dado que no tenemos nada que ocultar a la luz pública. La misma persona de la citada productora, nos pidió si podían contar con el testimonio de algunas de nuestras parejas para el reportaje, y tras consultar con nuestros clientes se les facilitó el contacto con dos de ellas, una que se encuentra al inicio de su proceso de gestación subrogada en Ucrania, y otra que ya se encuentran en casa junto a su hijo. Se pusieron en contacto con ambas pero, finalmente, sólo llevaron a cabo la entrevista a Griselda y Manel, la cual fue emitida en una muy pequeña parte. Aprovecho la ocasión para felicitar a esta pareja por su valentía, ya que en ningún momento dudaron en colaborar con el reportaje.

En fecha 11 de octubre de 2016, el reportero y un cámara vinieron a nuestro despacho para la grabación de la entrevista; repito, sin ningún tipo de condicionante por mi parte. No hubo veto alguno por mi parte, ni en cuanto a honorarios, protocolos, formas de trabajar, etc., etc., etc.

A los pocos días de la entrevista, la productora se puso en contacto conmigo de nuevo para decirme que la grabación se había perdido por alguna razón y que la debían repetir. De nuevo les indiqué que no había ningún problema por mi parte, y se fijó nuevo día para ello, sin ningún tipo de veto ni condicionantes.

Una de las primeras expresiones utilizadas por el reportero fue la de “vientre de alquiler”, y le indiqué que no me parecía correcto utilizar esas palabras y que para definir el tema hay que hacerlo en propiedad y con respeto, y que lo correcto es definirlo como “gestación subrogada”. A partir de ahí, la entrevista duró una hora y media aproximadamente, y en la misma se trataron temas como las recientes sentencias del Tribunal Supremo por las cuales se reconocen los derechos de baja por maternidad en casos de gestación subrogada, sentencias del Tribunal Europeo
2/3
de Derechos Humanos condenando a varias países por no inscribir a los nacidos por dicha técnica, procesos de inscripción de los bebés nacidos por gestación subrogada, diferencias jurídicas entre los distintos países donde esta práctica es legal, situación jurídica en España, exposición acerca de la necesidad de regular la gestación subrogada en nuestro país, etc. Y, curiosamente, nada de todo ello resultó ser emitido en el programa “en el punto de mira”. La razón tras visionar el programa era clara; no interesaba un alegato a favor de la gestación subrogada, en defensa de los derechos de los menores, de las gestantes, trasladar una información lo más detallada posible al espectador.

Tan sólo interesaba informar del importe de nuestros honorarios (los cuales ya el propio reportero tenía en sus manos incluso antes de acudir a nuestro despacho), y el sensacionalismo.

Resultan ahora paradójicas, en este momento, las palabras del reportero al inicio de la entrevista cuando me dijo “sois los únicos que nos habéis abierto las puertas sin condiciones y con máxima transparencia”, y como le respondí no tenemos nada que ocultar. Todo está grabado.

En el reportaje se acudió a Ucrania, para según ellos “ir a la mayor Clínica de vientres de alquiler en Ucrania”. Quiero dejar muy claro, que no hemos tenido ni tenemos ninguna vinculación con dicha Clínica, y que ninguno de nuestros clientes han sido derivados a ella.

Sólo interesó saber cual era el importe que cobraban las gestantes en la Clínica ucraniana, el sensacionalismo. Sorprende, en cambio, que en el propio documento que poseía nuestro calendario de costes el reportero, figuraban expresamente los importes que las gestantes de la Agencia con la cual trabajamos en Ucrania, reciben de los padres intencionales, desde el inicio, durante la gestación y tras el nacimiento, y que en ningún momento hizo alusión a los mismos; y esos importes representan más del doble de lo que en el reportaje se habló en el caso de Clínica anunciada en Ucrania, pero ello de nuevo no interesaba sacarlo a la luz.

Detrás de cada historia de gestación subrogada, suele existir un camino duro, complicado, motivos de salud, lucha, tesón, como fue nuestro caso personal para poder terminar siendo padres. Somos padres de dos niños nacidos por gestación subrogada, y son el mayor de nuestros orgullos y alegrías, nuestros y de nuestras familias, y todo el que pasa por esto sabe a qué me refiero. Y duele mucho que en reportajes como el de ayer se nos insulte a los padres, a nuestras familias, a nuestros hijos. Considero que en periodismo, como todo en esta vida, no todo vale, y que las audiencias no deberían obtenerse a cualquier precio, sino con seriedad y con rigor, y cuando se trata un tema tan delicado como el de ayer, deberían mostrarse los ejemplos positivos y los negativos, y, por supuesto, cualquier violación de los derechos de las personas debe siempre ser denunciada.

Llevamos años trabajando en gestación subrogada, y nos sentimos orgullosos de ello, y cosas como las de ayer no conseguirán que nos avergoncemos de nuestro trabajo, ni del camino que hemos recorrido para ser padres.
3/3
Desde este líneas, solicito a la productora, cadena de televisión y reportero, el que si en estas líneas he faltado a la verdad en cualquier punto, que lo digan y que hagan público el contenido íntegro de la entrevista que me realizaron, la cual tuvo una duración de más de una hora.

Lo que resulta triste es el engañar a un entrevistado, solicitando su participación en un reportaje diciéndole que se tratará la gestación subrogada con seriedad y con rigor y que, finalmente, tan sólo se emitan dos minutos y sin emitir una defensa y alegato a favor de la legalización de la gestación subrogada en nuestro país.

Con reportajes como el de ayer se hace un flaco favor a la gestación subrogada, a la defensa de la misma, a los miles de menores nacidos por dicha técnica de reproducción humana, a los padres. Resulta triste ver que sólo cuenta lo negativo, el morbo, los escándalos, pero no el abrir un debate serio y con rigor sobre la gestación subrogada.

Estoy seguro que dentro de no muchos años, en España la gestación subrogada será legal, entre otros motivos porque es una realidad social, porque la propia OMS en ningún momento habla de explotación de la mujer por llevar a cabo un proceso de gestación subrogada, porque hay miles de personas que precisan de ello para poder terminar siendo padres, ya sea por motivos de salud, personas monoparentales, parejas homosexuales, etc. En definitiva, la causa mayor de revoluciones, es que mientras las naciones avanzan al trote, las constituciones van a pie. Cuando nuestro Ordenamiento Jurídico dote a la gestación subrogada de cobertura legal, con plenas garantías para los padres intencionales, gestantes, menores, Clínicas, y cualesquiera otro que intervenga en el proceso, nos daremos cuenta de que igual como se dona un órgano a quien lo necesita, también se puede donar una gestación a quien lo necesita. Huelga decir, que en un proceso de gestación subrogada los derechos de la gestante deben estar por encima de todo, y que cualquier práctica que vaya contra ello deberá ser denunciada de inmediato, porque la ayuda que estas mujeres llegan a prestar a otras personas, es impagable.

La única forma de acabar con situaciones desagradables es la de legalizar la gestación subrogada en España, se acabarán así críticas infundadas, malas praxis, dudas, miedos, y terminará convirtiéndose en lo que es, un simple tratamiento de reproducción humana asistida.

Por último, quisiera agradecer todas las muestras de apoyo y ánimos que he recibido por parte de nuestros padres intencionales, tanto en proceso como los que ya tienen a sus hijos, gracias a todos aquellos que han mostrado su apoyo mediante llamadas telefónicas, mensajes, emails, redes sociales, etc.

Barcelona, 18 de enero de 2017
Fdo. Joan Ortiz
Abogado

firma